13 de diciembre de 2010

Carta a los Reyes Magos

Recuerdo una carta a los reyes magos que hice de pequeña en la que además de pedir cosas para mí, pedía para mis hermanos y padres también.

Ahora veo las cartas de los hijos de amigos y son listas interminables de juegos, no se acuerdan de nadie más y cada año cambian los nombres de los juguetes de moda, y si se me ocurre decir algo, sus padres dicen que como lo tienen los demás niños de su clase ellos no van a ser menos. Antes jugábamos mucho más en la calle en verano, y en invierno cuando nos cansábamos de la tele, nos divertíamos toda la tarde con nuestros hermanos o amigos con los juegos de mesa.

Este juego estaba en la casa del pueblo. Está impecable para tener los 30 años o más que tiene. Es un juego de memoria sobre animales salvajes de España y del mundo.

Es muy básico, pero me resulta entrañable, y muy educativo para inculcarnos el amor por la naturaleza y los animales que hemos desarrollado en la familia.

Con la navidad a la vuelta de la esquina, por qué no regalamos juguetes educativos, que estimulen la imaginación y la creatividad evitando el plástico, lo electrónico y los juguetes que sean sexistas o fomenten la violencia. Hay que rebuscar entre las tiendas para encontrar algún juguete alternativo, pero no es imposible.

La ilusión no tiene nada que ver con el número de juguetes que se regalan, y la cantidad de juguetes que actualmente tienen los niños hace que no aprecien el valor a las cosas. Y pueden aprender a ser más solidarios si se les anima a donar alguno de sus juguetes que no usen ya, aunque eso ya es más difícil si no ven el ejemplo en casa.


7 comentarios:

  1. jajajajaja, me lees el pensamiento.
    Justo hoy he hecho un comentario parecido a alguien de Facebook.
    Es una pena, pero linda, que por nosotras no quede!! Que nostalgia con esos juegos verdad?? y que me dices de los juegos reunidos? te acuerdas??
    Un besazo enormeeee

    ResponderEliminar
  2. Que razón tienes, yo creo que si se busca se encuentran otro tipo de juguetes. Además que en realidad los niños acaban jugando con el papel de los regalos, antes que con los juguetes, jejeje.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu opinión. Yo también soy partidaria de juguetes educativos, de hecho es lo que suelo regalar todas las Navidades, que para regalar caprichos ya están los demás :)

    Y sí, he visto detalles en niñas, que están tan saturadas de juguetes que desdeñan las muñecas que no hacen nada con frases como "Pues vaya mierda", quedándose su "Rey Mago" con la boca abierta, que se la había comprado con toda la ilusión. También se puede extrapolar a los niños.

    En fin, creo que falta mucha educación, y la culpa la tienen los padres.

    A mí también me traen muy buenos recuerdos los juguetes que mencionas. Con qué poco nos entreteníamos y qué felices éramos.

    Bsos Aster.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, lo de los hijos es un mundo sin explorar. Me conformo con haberles inyectado el respeto por la naturaleza, pero reconozco que aun poniéndoles entonces videos de David Attenborough, se han convertido en apasionadas de la cultura japonesa. Jamás les inculqué las japonesadas. Creo que ha sido culpa de El Manga. De todos modos la mayoría de regalos eran libros de animales. A veces, temía que los aborrecieran, pero por fortuna, no fue así.
    La televisión succiona la mente de los niños. Es complicado negarles lo que ven y quieren, y más, si los padres pasan de todo. Lo dicho: un mundo aparte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. me gustaría tener un hijo pero me da pavor procrear otro ser egocéntrico, consumista, adicto a las pantallitas, urbano a ultranza y apisonador de la naturaleza. ¿Qué hago? ¿Me arriesgo?

    ResponderEliminar
  6. El futuro es de los niños de ahora, aunque no sé si les quedará algún lugar para vivir en la Tierra.
    javier16, seguro que cuando a tus hijos se les pase la moda esa, valorarán mucho más la naturaleza que les quede.
    Anette, yo también tengo ese dilema. Con tu sensibilidad hacia la vida no creo que te salga tal monstruito.
    Saludos a todos!

    ResponderEliminar